¿CÓMO ENTRENAR TU MENTE PARA EMPEZAR A CORRER? 5 CONSEJOS ALTAMENTE EFICACES

Tu mayor activo es tu mente, pero también puede llegar a ser tu peor enemigo, por eso, entrenar tu mente debe formar parte de tu rutina de entrenamiento, aparte de mejorar tu salud mental, también mejoraras su eficacia.

Desde luego, que debes prepararte físicamente y correr muchos kilómetros para tener el máximo rendimiento, pero el entrenamiento físico por sí solo no basta para que tus pies se muevan.

Lo que piensas y sientes mientras corres influye mucho en tu rendimiento, así que si quieres despertar todo tu potencial hay que entrenar la mente.

En esta guía te voy a ayudar mentalmente a formar el habito de correr creando un sistema en tu rutina diaria para tener una psicología fuerte y que no te deje fallar en tu entrenamiento ni sucumbir ante las excusas que te puedas poner.

  • Metas claras

Aquí tienes que ser sincero contigo mismo, no dejarte influir por las metas de la sociedad, colectivo, por la de tus padres, es decir, no hagas la meta de otros la tuya, hoy en día hay muchos canales, grupos etc. que te pueden hacer pensar que es eso lo que quieres cuando realmente no lo es.

Para lograr el resultado no basta con solo desearlo, por eso el primer paso es saber lo que quieres, y para saber dónde quieres llegar tienes que tener claro tu objetivo.

Aquí te sugiero que cierres tus ojos e imagines lo que te haría feliz y sobretodo disfrutar del proceso, ponte una meta ambiciosa que te haga moverte e ir a por ella.

  • Escríbelas y ponlas en un lugar visible, eso hará que lo recuerdes y lo plantes en el cerebro e inconscientemente te ayudara a conseguirlo.

Una meta es un proceso de responsabilidad haciendo que te empoderes y que seas más fuerte como persona y comprometido contigo mismo, realmente es un proceso de introspección contigo mismo.

  •  Divide y vencerás

Recuerda una meta tiene que ser lo suficientemente ambiciosa para que te motive, pero lo suficientemente pequeña para que sea alcanzable para ti.

Dividir tu meta en pequeñas metas alcanzables hará que poco a poco vayas ganando confianza y acostumbrando a tu cerebro a lo nuevo.

Solo si es alcanzable para ti, vas a seguir moviéndote hacia tu objetivo.

Antes de correr una maratón, primero tienes que correr 10 km.

Antes de correr 10 km. primero tienes que correr 5 km.

Antes de correr 5 km. primero tienes que correr

Antes de correr primero tienes que trotar

Antes de trotar primero tienes que andar

Plantearte metas ambiciosas pero que sean alcanzables para ti, te va ayudar en los días que no te apetezca tanto o que la climatología no sea la adecuada o estés cansado.

  •  Compártelo con otras personas

Compartir con personas que tengan tus mismas metas y valores es importante a la hora de mantenerte firme en tu decisión, ya que es más fácil que te animen a seguir si comparten tus sueños, te apoyan, te dicen que si puedes lograrlo y en definitiva mantienen un estilo de vida saludable acorde a vuestros valores.

Rodearte de la gente correcta puede marcar una gran diferencia con tus objetivos ya que, al mantenerte enfocado en los mismos objetivos, hará que tengáis una mayor motivación, compromiso y mayor disposición para cuidar vuestra alimentación y prepararos para la carrera.

  •  Trabaja con tus pensamientos

El 80 % de tus resultados vienen de la mente y el resto de tu rutina de entrenamiento.

Lo más importante para lograr tus metas es tu psicología.

Tener unos pensamientos y creencias que te apoyen con tu objetivo es lo que va a marcar la diferencia.

Te recomiendo que cojas una libreta para empezar a trabajar con tus pensamientos y poder cambiarlos por unos que te ayuden con tu objetivo.

  • Para identificar tus pensamientos lo primero es saber cómo te hablas. En tu libreta anota tu dialogo interno antes, durante y después de la carrera.
  • Una vez descubierto como te hablas, identifica aquellos pensamientos que sean saboteadores en tu meta.
  • Es hora de cambiar tus pensamientos por unos que sean más motivadores para ti y te hagan seguir, tienen que ser realistas para ti y formulados en presente, por ejemplo, si está lloviendo, un pensamiento como “me encanta mojarme mientras corro” puede que no sea muy realista para ti, en cambio, uno como “salir a correr mientras llueve me hace más fuerte y preparado” o “subir y bajar las escaleras de mi edificio mientras llueve hace que siga entrenando a la vez que cambio mi rutina y eso me gusta” . Aquí trata que sea algún pensamiento que te apoye y sea tuyo.
  • Haz una lista de pensamientos motivadores y úsalos a modo de mantra, ¡puedes añadir tantos como quieras!
  •  Toma acción masiva

Si nunca has hecho algo es normal tener miedos y dudas y tomar acción masiva hacia tus sueños va a hacer que logres tus metas, ahora vamos a enseñar al cerebro como hacerlo para que al final acabe formando parte de tu rutina y termines haciéndolo de manera inconsciente.

Para formar un habito primero hay que hacer un esfuerzo consciente durante un tiempo hasta que tu cerebro se acostumbre a la nueva rutina y forme parte de ti, al final acabaras haciéndola de manera automática y cuidado que seguro que te vas a enganchar porque correr te hace feliz.

Tips para la acción masiva

  • Define a qué hora vas a entrenar

Lo mejor es que lo anotes en tu agenda para que no tengas ninguna excusa, esto hará que te comprometas contigo mismo y te otorgue el poder y responsabilidad con tu meta.

Te recomiendo que si puedes sea siempre a la misma hora, ya que somos animales de costumbres.

  • Recuérdatelo

Para que le sea fácil a tu cerebro lo mejor es buscar algo que te recuerde que ha llegado el momento de salir a correr.

Puede ser ponerte la alarma del móvil, dejar preparada tu ropa y zapatillas deportivas, una nota escrita, da rienda suelta a tu imaginación.

  • Busca un ancla

Una manera de salir de tu casa a correr es que busques un ancla, es decir, busca una actividad en tu rutina en la que inmediatamente después te lances por tu ropa y zapatillas y salgas a correr, así lograras realizar la meta que te has propuesto en piloto automático, sin pensar.

  • Define cuanto tiempo

Si estas empezando hay que acostumbrar a tu mente a la nueva actividad, y lo mejor para ello, es hacerlo fácil y que sea disfrutón.

Para empezar lo importante es que salgas y venzas tus excusas y pereza, por lo que te aconsejo que empieces con poco tiempo y poco a poco ya iras aumentando tu ritmo y tu tiempo, puedes empezar por 10 minutos e ir incrementando conforme te vayas sintiendo más a gusto.

Recuerda menos, es más, no quieras lesionarte y que al final tengas que estar parado.

  • Anota tus entrenos

Llevar un registro de tu actividad es bueno para ver tus progresos y también poder ver en donde fallaste y como solucionarlo, medir tus objetivos te mantendrá enfocado en tu meta y al ver tus avances y que cumples con lo que te has propuesto, vas a generar una mayor confianza en ti.

Por ultimo te quiero animar y decir que vivir una vida llena y acorde a tus valores es posible, siempre y cuando empieces a dar pasos hacia ese resultado.

Si quieres convertir tus sueños en realidad tienes que dar ese primer paso. Aprender herramientas que te hagan el camino más fácil para conseguir la vida que deseas.

El primer paso no te lleva a dónde quieres ir, pero te saca de donde estas.

  Susan Flores

Entrenadora personal

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 4 Promedio: 5)

Deja un comentario